El seco de costilla de chancho

Publicado el 2010/11/20 por AZD



“Los Secos de la Vieja”, es el nombre de un pequeño restaurante que ha ganado fama en la esquina de la avenida Paseo de los Cañaris y Jaime Roldós, frente a la escuela de conducción Apremansa. El plato especialidad de la casa es el seco de costilla de chancho.

El plato es muy apetecido entre los clientes que acuden con mucha frecuencia al lugar. José de la Roche, propietario del restaurante, sostiene que uno de los detalles es evitar al máximo la grasa, por eso el momento en que compra la costilla de cerdo pide que le retiren la mayor parte de la manteca, el resto lo quita al momento de preparar el producto para ponerlo a cocinar.

Para el refrito se utiliza pimiento, culantro y perejil picado, y se agrega el ajo, luego se agrega la costilla picada y se deja hervir hasta que quede suave. El guiso se sirve con una porción de arroz, menestra de lenteja y papa frita, el costo del plato es de 2,10 dólares.

También el lugar puede encontrar otros platos como el seco de pollo y de carne, guatita, pollo brosterizado, carne asada, camarones brosterizados, entre otras variedades gastronómicas. Para beber hay el agua de frescos, fría y caliente según sea el gusto del cliente, cada vaso cuesta 25 centavos.

Los secos tienen un costo promedio de dos dólares, pero los camarones brosterizados cuestan 3 dólares, y las ancas de rana 4,5 dólares. El local abre sus puertas de lunes a viernes de 12h00 a 16h00, y de 18h30 a 00h00; los sábados, de 12h00 a 16h00 y de 18h30 a 02h00. Varias empresas e instituciones de Cuenca hacen permanentes pedidos de estos platos. Para reservaciones se puede llamar al 2804133. Al día se venden unos 100 platos en promedio.

Exquisitas ancas de rana José de la Roche es quien se encarga de la sazón; afirma que la práctica permanente del arte culinario desde los 11 años de edad, le han hecho conocedor de un conjunto de truquitos y secretos para lograr el mejor sabor en cada plato.

Como amante de la cocina y con sus amplios conocimientos en el arte, José probó alguna vez ancas de rana, le parecieron sabrosas y quiso abrir mercado en Cuenca para este plato propio del Oriente, intentando incluso mejorar el sabor.

En Zamora, donde este plato es una de las especialidades lugareñas, se prepara sólo con sal y pimienta, pero en el restaurante cuencano se hace un marinado (envuelto de las ancas en el aliño), 24 horas antes o por lo menos un promedio de 4 horas antes de llevarlas a la sartén recubiertas de harina; además, se utiliza jugo de naranja, ajo y sal.

Como se trata de un producto que apenas empieza a abrir mercado en la capital azuaya, al mes se venden unos 30 platos, la preparación se hace previo pedido. Las ranas son traídas desde los ranarios de Zamora Chinchipe.(AZD)

Para sugerencias: azhingre@elmercurio.com.ec


  • julia maria

    felicidades que buena es la comida de nuestra ciudad los cuencanos siempre cocinamos riquisimo cuando vaya a ecuador visitare ese lugar saludos para todos mis paisanos