Continúan asaltos; una banda robó agencia de la cooperativa Jardín Azuayo en Ricaurte

Publicado el 2010/12/22 por CSM



“Entraron, rastrillaron las armas y nos obligaron a tendernos sobre el suelo y a agachar la cabeza… todo pasó tan rápido”, fue el relato de Jesús Malla, quien estuvo en la fila de clientes de la agencia de la cooperativa de ahorro y crédito “Jardín Azuayo”, en Ricaurte, cuando esta fue asaltada. Este robo, el segundo de este tipo en 24 horas en Cuenca, se produjo la mañana de ayer alrededor de las 09h00.

El atraco fue perpetrado por cuatro antisociales armados, según testigos, inclusive con ametralladoras, quienes irrumpieron en la entidad financiera y luego de desbalijar a la mayoría de los usuarios, se sustrajeron aproximadamente 24.000 dólares en efectivo. Huyeron con dirección al centro de la ciudad a bordo de un auto Hyundai Accent, color gris, sin placas, que los esperaba frente a la puerta principal. La Policía desplegó un operativo e instaló puestos de control en el Parque Industrial y en la entrada al sector de La Merced, en la Panamericana Norte, pero no logró capturar a los hampones. De lo que se conoció, el local no tenía guardia de seguridad.

Benjamín Espinoza, otro cliente, detalló que los hampones les gritaban insistentes que se arrojen al suelo y que no levanten la mirada. A él le despojaron de los 300 dólares que tenía para abrir una cuenta, además de otras pertenecías entre estas las llaves de su vehículo. “Todos estaban armados y nadie pudo hacer nada…” dijo aún nervioso. Los ladrones bajo amenazas de muerte obligaron a los empleados a abrir las cajas y otros lugares donde permanecía el dinero.

Dio la alerta

En cambio para Miguel Solís, la situación fue diferente, pues cuando se aprestaba a entrar para cumplir con una diligencia observó a través del vidrio de la puerta que todas las personas estaban en el suelo mientras eran sometidas por los antisociales. Asimismo vio a otro sujeto que permanecía afuera en el vehículo con el motor encendido. “Vi que los ladrones comenzaron a salir con las armas en sus manos y fui corriendo hasta la esquina para pedir ayuda, pero no pudimos hacer nada…”

Otros clientes todavía asustados por el asalto se reunieron en los exteriores de la cooperativa que en pocos minutos estuvo agolpada de policías en motos y patrulleros. Vecinos del sector salieron de sus casas y permanecían expectantes mientras los perjudicados explicaban lo ocurrido a los agentes policiales.

Los lugareños se mostraron sorprendidos por el accionar delincuencial, pues creían que esta agencia crediticia estaba en un sitio considerado seguro. Entre los moradores se rumoraba que durante los últimos días observaron a individuos desconocidos que merodeaban la zona, por lo que creen que podrían tener relación con el robo.

Sospechas

De otro lado, algunos clientes coincidieron en señalar que entre los usuarios que esperaban en la sala estaba un sujeto que mientras llenaba una papeleta actuaba de forma sospechosa, lo que llamó la atención. Presumen que el desconocido vigilaba el movimiento interno.

El sargento de policía Ramón Paila Astudillo, que dirigió el procedimiento, refirió que de acuerdo a las imágenes captadas por el sistema de video vigilancia de la agencia, se observa como los delincuentes acceden a la cooperativa cubriéndose parte de sus rostros con viseras. Agentes de la Policía Judicial (PJ) inspeccionaron las instalaciones de la cooperativa para recoger evidencias. Los asaltantes eran individuos de estatura alta. Algunas víctimas declararon que los pillos tenían acento costeño, aunque otros decían que eran de la sierra.

El video donde quedó grabado el accionar de los ladrones iba a ser entregado a la Policía y Fiscalía para iniciar el proceso de investigación. (CSM)

El segundo asalto en 24 horas

Este es el segundo robo de este tipo que se reporta en 24 horas en Cuenca. El lunes por la mañana una banda de delincuentes también asaltó la gasolinera Mobil, en la autopista Cuenca-Azogues, sector de Challuabamba. Los ladrones se llevaron al menos 15.000 dólares. Los antisociales, cuatro hombres y una mujer, ingresaron a las oficinas de esta estación de combustible fingiendo ser funcionarios del Ministerio de Relaciones Laborales. Sometieron con armas a los empleados y los obligaron a abrir la caja fuerte donde estaba el dinero.

Se embarcaron en una camioneta Chevrolet doble cabina, color gris y escaparon con dirección a Azogues. La Policía cree que esta banda tendría relación con el asalto a la gasolinera del Sindicato del Choferes ocurrido el pasado 4 de octubre. En esa ocasión los ladrones se hicieron pasar como técnicos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC). Se sustrajeron 29.000 dólares. (CSM)


  • Saúl Avila

    Pienso que la policia debe actuar con mas efectividad. Al tener conocimiento del hecho, ?porqué no existe la comunicación inmediata a ciudades cercanas para bloquear las salidas antes de llegar al sito del robo?. Debe haber un sistema de comunicación más rápida.