RECONOCIMIENTOS DE IMPUESTOS CORRIENTES Y DIFERIDOS

Publicado el 2011/03/21 por AGN



AUDICONT Cia. Ltda. AUDITORES – CONSULTORES EMPRESARIALES asesoriaempresarial10@yahoo.com Telf. Cel: 085198533

Fuente: Normas Internacionales de Contabilidad.

NORMA INTERNACIONAL DE CONTABILIDAD- NIC 12

IMPUESTO SOBRE LAS GANANCIAS

RECONOCIMIENTOS DE IMPUESTOS CORRIENTES Y DIFERIDOS

La contabilización de los efectos fiscales, tanto en el ejercicio corriente como los diferidos para posteriores ejercicios, de una determinada transacción o suceso económico, ha de ser coherente con el registro contable de la transacción o el suceso correspondiente.

CUENTA DE RESULTADOS

Los impuestos, tanto si son del ejercicio corriente como si son diferidos, deben ser reconocidos como gasto o ingreso, e incluidos en la determinación de la ganancia o pérdida neta del ejercicio, excepto si tales impuestos han surgido de: - Una transacción o suceso económico que se ha reconocido, en el mismo ejercicio, cargando o abanando directamente al patrimonio neto, y, - Por una combinación de negocios de la empresa.

La mayoría de los pasivos y de los activos por impuestos diferidos aparecerán cuando los ingresos y gastos, que se incluyen en el resultado contable de un determinado ejercicio, se computen dentro de la ganancia fiscal en otro diferente. El correspondiente impuesto diferi¬do se reconocerá en la cuenta de resultados. Son ejemplos de lo anteriormente citado:

1) Los ingresos ordinarios por intereses, regalías o dividendos que se reciban al final de los períodos a los que corresponden y se computen en la cuenta de resultados de forma proporcional al tiempo que ha transcurrido hasta el cierre, pero se incluyan en la ganancia o pérdida fiscal cuando sean cobrados; y 2) Los costos de activos inmateriales, que se hayan capitalizado, y se amorticen posteriormente, mientras que se deducen para efectos fiscales en el mismo ejercicio en que se hayan incurrido.

El importe en libros de los activos y pasivos por impuestos diferidos puede cambiar, incluso cuando no haya cambiado el importe de las diferencias temporales correspondientes. Esto puede pasar, por ejemplo, como resultado de:

- Por un cambio en los tipos o en las normativas fiscales, - Por una reestimación de la recuperabilidad de los activos por impuestos diferidos; y, - Por un cambio en la forma esperada de recuperar el importe en libros de un activo.

El impuesto diferido, correspondiente a estos cambios, se reconocerá en la cuenta de resultados, excepto en la medida en que se relacione con partidas previamente cargadas o abonadas directamente a las cuentas del patrimonio neto.

PARTIDAS CARGADAS O ABONADAS DIRECTAMENTE AL PATRIMONIO NETO

Los impuestos sobre las ganancias, ya sean del ejercicio corriente o diferidos, deben ser cargados o abonados directamente al patrimonio neto si se relacionan con partidas que se llevan directamente a las cuentas del patrimonio neto, ya sea en el mismo ejercicio o en otro diferente.

Las Normas Internacionales de Información Financiera requieren o permiten que ciertas partidas sean cargadas o abonadas directamente al patrimonio neto. A continuación exponemos ejemplos de estas partidas:

a. Por un cambio en el importe en libros procedente de la revalorización del inmovilizado material, b. Por un ajuste del saldo inicial de las ganancias acumuladas procedente de un cambio en las políticas contables, que se aplique retroactivamente, o de la corrección de un error, c. Por las diferencias de cambio producidas por la conversión de los estados financieros de un negocio en el extranjero, y, d. Por los importes que surgen del reconocimiento inicial, en un instrumento financiero com¬puesto, del componente de patrimonio neto.

JOSÉ SOLANO CORREA AUDITOR EXTERNO