En escuelas y colegios hay pocos cupos y muchos inscritos

Publicado el 2011/05/24 por ACR



Con rostros de angustia e impotencia estaban ayer decenas de padres y madres de familia que esperaban afuera del colegio fiscal Herlinda Toral, en Tororacocha. Es que, durmieron desde el pasado viernes en la noche algunos en sillas plásticas y otros al filo de la vereda.

Pernoctaron en el sitio -soportaron la lluvia y el sol de la mañana- una vez que Gonzalo Jaramillo, rector del plantel, les entregó un ticket personal para que puedan inscribir a sus hijas hasta el 16 de junio y el día 17 participar en el sorteo público a fin de obtener cupo para el año lectivo 2011-2012.

Sin embargo, casi todos los padres que recibieron el ticket, en total 120, más otros que fueron llegando conforme pasaron las horas, no quisieron irse a sus casas y retornar en el transcurso del resto de días. Se quedaron.

El panorama a las 07h45 de ayer era preocupante. Gente bostezando, tomando café, con cobijas…todavía esperando. El guardia de este colegio se llevó la peor parte, debió dar explicaciones a todos los interesados y prácticamente sostener la puerta para no permitir el ingreso de todos.

El rector, adentro en su despacho, también mostró signos de incertidumbre. Desde temprano se reunió con un delegado de la Dirección de Educación del Azuay; y, vía telefónica dialogó con María Eugenia Verdugo, titular de la Subsecretaría de Educación, para definir cómo proceder, legalmente, respecto a la “avalancha” de padres de familia.

“Hay un hecho muy real, este colegio tiene una demanda increíble y realmente rebasa las capacidades físicas para poder atender a toda la comunidad”, reconoció. Recordó que el año anterior hubo 3.650 aspirantes a octavo año y solo 300 cupos, porque es la capacidad de las aulas.

Todas las abanderadas

La decisión de las autoridades educativas, según dijo, es inscribir a todos para luego hacer el sorteo y quienes no obtengan cupo serán ubicados en una lista que enviarán a la Dirección de Educación del Azuay para que esta entidad coloque a los alumnos en otros establecimientos.

Para hoy, en el colegio Herlinda Toral solo quedan 150 cupos disponibles, precisó el rector. Es que, el proceso de inscripciones se realizó según el instructivo del Ministerio de Educación, a través del cual se establecen las prioridades que son: sectorización y calificaciones.

Se cumplió la primera fase que implica inscripción de estudiantes abanderadas del Pabellón Nacional. En este ámbito, Gonzalo Jaramillo declaró “tengo que lamentar que el colegio ha acaparado a todas las abanderadas de las escuelas de Cuenca, porque en este caso no se aplica la sectorización, solo presentan el Acuerdo de Abanderadas y tiene el cupo aquí”.

Rebasaron las 40 abanderadas.

Además, ya inscribieron a las personas con capacidades especiales que presentaron el carné del Conadis; el miércoles y jueves de la semana anterior a las hermanas de las estudiantes y el viernes a las rezagadas.

El rector anunció que, aunque el proceso de inscripción es rápido, prevé aumentar el número de ventanillas para las inscripciones de estos días, que ya no es por calificaciones, sino abierto a todos; y, afirmó que está cumpliendo con dotar de sillas y espacios cubiertos a los padres de familia al interior del plantel. No es responsable de quienes optan por dormir afuera. (ACR)

ENTRECOMILLAS

Dolores Loyola

“Desde el viernes he pasado aquí. Este rato ya le inscribí, pero me acaban de decidir que entrará al sorteo, no es justo porque aunque no es abanderada tiene de promedio 19,15. Este rato decidieron eso, pero el rector dijo el viernes que iban a entrar todas las del sector”.

Freddy Gómez

“Mi hija tiene promedio 18,60. Lo único que dijeron es que van a atender a todos, pero hoy están pocos cupos disponibles…dormimos aquí, nos tapamos con plásticos. Entre nosotros nos hicimos nuestros propios tickets para que nadie se meta en la fila”.

Nube Peralta

“Está difícil, no sé por qué esta vez han hecho así. En la cartelera sacaron un letrero que dice solo para 61 cupos. Mi hija es buena alumna tiene 19,88. Vivo en este barrio, tengo la esperanza de que la acepten, si no tengo que ver en otro colegio”.

Sin cupos en La Inmaculada

En la Unidad Educativa La Inmaculada también la incomodidad de los padres de familia fue evidente, aunque en menor cantidad de personas. Puesto que, formaban hilera para inscribir a sus hijos, pero con el conocimiento de que no era para que estudien en este plantel, sino en otro donde los ubique la Dirección de Educación del Azuay.

Su titular, Luz María Pillaga, fue clara. Ya no hay cupos, se terminaron los 60. Las inscripciones se realizaron según el instructivo ministerial, aunque adoptaron cierta modalidad.

No receptaron a abanderados porque para primero de básica no hay; y, con los octavos de básica tampoco procedieron con los abanderados, hicieron una reunión con los padres de familia de séptimo año y resolvieron subirlos a octavo. Se hizo una acta de esa reunión.

El 18 y 19 de mayo receptaron a los aspirantes que tienen hermanos en la institución y que provienen del primero a séptimo de básica. “Pero aquí, como no es hasta séptimo sino hasta colegio se inscribió también a los hermanos que estudian en nuestro colegio y el viernes a rezagados”, dijo.

Solo con estas inscripciones La Inmaculada terminó sus 60 cupos. Para todo este proceso, Pillaga afirmó que contaron con la presencia de la supervisora de Primero de Básica “y ella constató”.

Andrés Espinoza, un joven padre de familia, estaba triste al saber que su hija no se quedará en este plantel, sobre todo sabiendo -según dijo este padre- que aceptaron a estudiantes que no son de este barrio. (ACR)