Explotación minería, centro de discusión

Publicado el 2011/09/07 por AVB



El último párrafo de un oficio suscrito por Juan Carlos Soria, subsecretario de calidad ambiental del Ministerio del Ambiente, dirigido al prefecto Paúl Carrasco, es terminante: la Prefectura no tiene competencia en los proyectos mineros, hidroeléctricos y de hidrocarburos. Pero Carrasco contesta que planteará una demanda de inconstitucionalidad contra los artículos 78, 142 y 144 de la Ley de Minería y el 136 del Código Territorial (COOTAD), por pretender desconocer la facultad constitucional de los gobiernos seccionales de otorgar los permisos ambientales. En este contexto, dijo, la firma San Luis Minerales, concesionaria del proyecto Río Blanco, en la parroquia Molleturo (Cuenca), ya pidió la licencia ambiental a la Prefectura, no así la firma I am gold, concesionaria del proyecto Quimsacocha, sobre el cual, afirmó, hay inquietudes de que podría constituir un riesgo para las fuentes hídricas de los ríos Tarqui y Yanuncay. Se basó en un informe de la empresa municipal ETAPA EP y de la oficina de Gestión Ambiental de la Prefectura. En este punto, enfatiza que si esto es así, el Gobierno Provincial posee la competencia constitucional de entregar las licencias ambientales a las empresas mineras y que, en ejercicio de esa facultad, no permitirá que “se ponga en riesgo la vida de los cuencanos, a título de que el país necesita recursos para sostener el modelo de subsidios del gobierno”. El abogado Carlos Pérez Guartambel, dirigente comunitario, precisa que la concesión minera en Quisacocha podría afectar la laguna del mismo nombre y 15 kilómetros cuadrados del humedal de Bermejos, una zona hídrica de los ríos Tarqui, Irquis y Yanuncay. Ellos promueven una consulta popular entre los pobladores sobre sí se permite o no la explotación minera. Este Diario tuvo acceso a un informe de auditoría interna practicado por la Contraloría a ETAPA EP, del año 2009 en el que sobre la materia se dice: que no existe información suficiente sobre el real riesgo que implica la actividad minera en la zona del Yanuncay, que abastece la planta de agua de Sústag, “puesto que el páramo, al tratarse de un área de gran sensibilidad y vulnerabilidad, podría producir importantes alteraciones hidrológicas… Consecuentemente, existe un alto riego de que provoque un daño ambiental irreversible que afectaría a la cantidad y calidad de agua que abastece a la población de Cuenca”. (AVB)

También en el Concejo La semana pasada, la ministra de Ambiente, Marcela Aguiñaga y el ministro de Recursos no Renovables, Wilson Pástor, visitaron Cuenca y han dejado malestar en los gobiernos locales. El prefecto Paúl Carrasco protestó por el anuncio de la ministra de no renovarle al Gobierno Provincial la potestad para emitir licencias ambientales, cuando, según dice, sólo falta ajustar procedimientos para ser acreditados como autoridad ambiental. En el Concejo Cantonal, en cambio, hay molestia, por la posición de ambos secretarios de Estado respecto a llevar adelante proyectos mineros, bajo resolución del Ejecutivo, sin considerar inquietudes de la corporación edilicia y la Municipalidad, respecto a explotación minera en zonas ecológicas sensibles como Quimsacocha, señalan los ediles socialcristiano Wilson Muñoz y Juana Bersosa, del Partido Participación, grupo del prefecto Carrasco. (AVB)


  • http://google kleber

    En verdad necesitamos recursos pero q se agoten todos los estudios de impacto ambiental,social para no tener q lamentar el caos y la falta del liquido tan elemental como es el agua.