Carros alegóricos, tradición e ingenio

Publicado el 2011/12/22 por Sociales



 

Entre arcos y pinturas, cortinajes y alfombras se desenvuelve doña Luz María González, la mujer que junto a Rosa Palomeque madre de doña Rosa Pulla, iniciaron hace más de cuatro décadas el tradicional Pase del Niño Viajero. Si algo domina doña Luz es como adornar un carro alegórico para navidad especialmente, pero también sabe adornar vehículos para llevar a las reinas de belleza.

Procede de una familia católica, podida por la fe y la necesidad de surgir luego de su viudez con siete hijos, vio que el hacer alegorías para homenajear al Niño Jesús sería un buen sustento de temporada. “Recuerdo que mi mamá hizo unas alas de angelito con papel crepé, sacó al sol a secar, las vecinas vieron lo bonito que resultó y empezaron a alquilar esas figuras” recuerda su hijo Patricio Durán.

Así nació el negocio de alquiler de disfraces, cortinas y alegorías para los vehículos, doña Luz puso en práctica también los bordados que aprendió en la escuela Hermano Miguel, fabricó polleras, ponchos, túnicas. Los disfraces fueron el peldaño que le llevaron a decorar los carros, para que sean vistosos y cuenten el nacimiento de Cristo, junto a su padre Francisco González idearon formas de alegorías.

Esculpieron en madera un burro para la virgen que hasta ahora lo conservan, unos camellos y dos renos para el trineo de Papá Noel. Eso no fue suficiente A más de las cortinas celestes, rosadas, amarillas y doradas, el carro necesitaba otros elementos decorativos, así que Patricio y su hermano Pablo, hijos de Luz, pintaron sobre madera inmensos cuadros con parajes bíblicos como: el nacimiento, la llegada de los pastores y reyes magos, la presentación del niño en el templo, la huída a Egipto y Jesús entre los doctores.

Para poner la identidad de nuestra ciudad, plasmaron a la chola cuencana junto a la Catedral de la Inmaculada y el espacio de la Cruz del Vado, íconos urbanos de Cuenca, esos cuadros muestran como se rinde culto al Niño Dios en Navidad. “Son cuadros pintados desde la habilidad, no estudiamos arte, aprendimos de nuestro abuelo la técnica en acrílico sobre madera y barniz para evitar el desgaste”, explica Patricio.

El trabajo de adecuar los vehículos es nocturno, la tarea empieza en estos días de navidad a las 21h00 y culmina a la 06h00. Se arreglan todos los carros a la vez, son mas de veinte trabajadores entre hombres y mujeres que adaptan plataformas, colocan cortinas de hasta cinco metros de largo por uno de ancho, adecuan floreros dorados de bronce y cobre, con flores naturales y sintéticas.

Un cuadro y un arco para cada carro, son mas de cincuenta cuadros que poseen para abastecer la demanda. Los arcos son hechos de tubo de hierro y mallas, forrados con papel celofán dorados y plateados, colores usados en esta fechas, “todo depende de cómo quiera el cliente para adornar el carro”, dice doña Luz.

Un montón de herramientas, clavos, martillos, playos, taladros para ajustar las instalaciones a la forma del vehículo, Luz María ahora tiene mas de setenta años, tan vigorosa mantiene su negocio en la calle La Condamine, cerca del puente de El Vado. “Son mis hijos los que adornan los carros y me ayudan, yo estoy casi sola y no avanzo”, dice la mujer que muestra emocionada la diversidad de trajes que tiene en cortinas y guirnaldas.(BSG).

Detalles

Para este año se idearon una nueva forma de cortinas hechas en malla sobre tela y forradas con lazos dorados, verdes, rojos y blancos de papel oropel.

Adornar un camión cuesta 100 dólares y una camioneta entre 60 y 80 dólares, toda la compostura va sobre el coco del carro, allí se arman las plataformas.

Los hijos, hijas y nietos de doña Luz, se dan cita todas las noches en esta temporada de navidad para adornar los vehículos y cuidarlos en la noche.