Conocer la historia a través de las estampillas

Publicado el 2012/02/22 por AGN



Hace 147 años circuló la primera estampilla en el Ecuador. En torno a ello haremos un recuento histórico de este acontecimiento. El presidente Juan José Flores, el 2 de mayo de 1831, dictó un decreto creando la Administración General de Correos. Por tanto, la designación del primer Administrador recayó en Antonio Baquero, el 13 de enero de 1834. Sin embargo el transporte de correspondencia adquirió la característica de servicio nacional a partir de la terminación del ferrocarril Quito- Guayaquil y el vagón que transportaba la correspondencia era esperado con avidez en cada ciudad. El 1 de enero de 1865 en el gobierno de Gabriel García Moreno se ordena emitir la primera serie de sellos postales en virtud de un decreto presidencial para el franqueo de correspondencia, entrando la Institución Postal en una etapa de modernización y desarrollo, estableciéndose el sistema de franquicia por medio de estampillas. En octubre de 1865, Eloy Alfaro contrata a la primera mujer en la administración pública, precisamente en Correos, cargo que recayó en la manaba Matilde Huerta Centeno. Adicionalmente la aviación se hizo particular y comercial desde la primera guerra mundial y entró a competir con el correo tradicional. En consecuencia, el servicio anterior se llamó “Correo Ordinario” y el otro “Correo Aéreo”. El primer correo aéreo en Ecuador es ejecutado por el vuelo del piloto italiano Eliat Liut en el avión “Telégrafo” en una ruta de Guayaquil a Cuenca el 4 de noviembre de 1920 donde transportó 515 piezas postales. A partir de ese momento los vuelos se multiplican, se fortifica el servicio y se prolongan las rutas en todas las direcciones.

SELLO O ESTAMPILLA

Una reforma dada en Gran Bretaña, que garantizaba cumplir con la transmisión de las noticias y superar la crisis de los servicios postales, fue dada el 6 de mayo de 1840. Ello consistía en establecer una tarifa única para el transporte, independiente de la distancia que se cubra, para lo cual este valor debía pagar el remitente puesto que resultaba muy difícil cobrar al destinatario. La idea del pago anticipado fue brillante y rentable. Sir Rowland Hill fue el autor de esta reforma y fue él quien inventó el sello, un rectángulo de papel engomado que cualquiera podía adquirir por el precio que tuviera impreso para pegarlo sobre la carta y remitirla con certeza de que llegaría a su destino. En la mitología griega su origen se da a través de la figura mitológica del “Dios Mercurio”, que como “mensajero” era el que llevaba las cartas de los dioses.

LA FILATELIA

Todos aquellos que coleccionan sellos postales o estampillas son “filatelistas”. La palabra “Filatelia” está formada por dos términos griegos: “filos” que significa amigo, aficionado; y, “ateles” que alude a tasa, impuesto. Es decir, se denomina Filatelia al estudio de todo lo que se relacione con el franqueo. Es el arte de coleccionar y estudiar sellos de correo, enteros, matasellos; emitidos por las administraciones portales al momento de transportar la correspondencia. Esta palabra fue creada por el filatelista “Herpin” descontento por las palabras de “timbrónamos” ó “maniotimbrónamos”, denominación que recibían quienes se dedicaban a este arte.

EN CUENCA

Uno de los pocos coleccionistas de estampillas o sellos postales es Olmedo Alvarez, quien desde los 15 años de edad y hoy con 45, continúa con esta pasión. “En cierta ocasión en un intercambio de libros de lectura, llegó a mis manos estampillas rusas cuyo hermano de un compañero le había enviado y a su vez me lo obsequió. Desde allí me acerqué al correo para comprar estampillas y comencé a recolectar o juntar sin ninguna especificación técnica, científica o educativa. Tres años más tarde ingresé al Club Filatélico y Numismático del Azuay y opté por buscar literatura que era muy escasa. Con el contacto entre personas conocedoras del tema, inicié la colección y por supuesto la clasificación”, indica.

EXPOSICIÓN

Para el mes de abril y con motivo de las fiestas de fundación de Cuenca, el Club Filatélico y Numismático del Azuay con el auspicio del Ministerio de Cultura, está programando una exposición con el fin de difundir la Filatelia y acaparar nuevos adeptos, ya que lamentablemente este arte va camino a la extinción.

TODO TIPO DE COLECCIONES

Para evitar falsificaciones a Olmedo Alvarez, la primera serie de Ecuador de 1965 – 1872 (confeccionado por artesanos ecuatorianos), le asesoró Guillermo Peña Andrade. “Se han dado series de estampillas muy raras, difíciles de encontrar y costosas. No todas las estampillas tienen igual valor o igual atractivo para el coleccionista”, agrega, reconociendo que existen personas que tienen estudios completos sobre las estampillas.

Dice que ahora con el Internet es más fácil encontrar los sellos postales en las subastas internacionales, donde obviamente están también las de Ecuador. Con los sellos postales puede conocer la historia de los países, transportarse de la tierra a Marte o la luna y a cualquier continente que desee. También puede hacer colecciones específicas ya sean de flora, fauna, deportiva, de personajes célebres, por países; entre otros motivos que han sido catalogados como históricos en cualquier parte del mundo.

“Los coleccionistas no nos basamos en un afán comercial por tanto no nos interesa saber cuánto tengo, cuánto cuesta o cuál es el valor. De mi parte he perdido el conteo del número de estampillas que poseo porque su valor es más sentimental”, añade Alvarez.

CARACTERÍSTICAS

El coleccionista indica que para analizar las estampillas se puede valer de instrumentos como: Pinzas, lupa, odontómetro (calibra el dentado de los sellos), clasificador, catálogo y filoestuches o protectores. Las características que definen y diferencian los sellos unos de otros son: dentado, márgenes, valor, goma, tema o motivo, leyenda, país y pie de imprenta. Olmedo Alvarez dice que “Nunca es tarde para coleccionar”, inclusive recalca que puede servir como terapia en muchas ocasiones y en cualquier edad. (NNM)