Asilos subsisten con los aportes caritativos

Publicado el 2012/03/21 por AGN



La situación económica por la que atraviesa el asilo Cristo Rey es preocupante pues mes a mes no se alcanza a cubrir ni las necesidades básicas. “Hemos acudido a la caridad pública, las hermanas van de puerta en puerta solicitando colaboración”, comenta Rosa Ruíz, directora de la comunidad Hogar Cristo Rey de las hermanas de los Ancianos Desamparados.

En el Azuay no hay un albergue gubernamental. Por más de 78 años el Hogar Cristo Rey ha asumido la asistencia integral de los cientos de ancianos desvalidos.

Según la directora, la prioridad del centro es la reconstrucción total del pabellón de mujeres ya que el espacio es reducido y al momento se alberga alrededor de ocho ancianas por dormitorio. Los planos arquitectónicos están listos pero no existen los recursos para la construcción.

La situación económica del lugar se agravó aún más con la llegada, en 2010, de cerca de 50 ancianos provenientes del asilo de Penipe desplazados por la erupción del volcán Tungurahua, desde entonces hay escasez de medicamentos.

Sor Martha Crispín, encargada de la contabilidad del ancianato informa que los gastos mensuales superan los 20.000 dólares. El centro está diseñado para acoger a 140 ancianos, actualmente hay 118 personas, entre hombres y mujeres.

AYUDA

Mientras tanto, en el hogar Miguel de León, dedicado al cuidado de niños, niñas, adolescentes, adultos mayores y enfermos crónicos en fase terminal recibió la ayuda de estudiantes de último año de la Facultad de Odontología de la Universidad Católica de Cuenca. El profesor Patricio Sarmiento, comenta que se entregaron prótesis dentales a 12 ancianos.

Digna Mejía, una de las beneficiarias, dice que “no es lo mismo que la dentadura propia, pero hay que irse acostumbrando”. El docente indica que lo más importante es la satisfacción que se llevan al verlos sonreír. “El brillo de sus ojos es la mejor paga”. (GOJ)

DETALLES

El asilo Cristo Rey recibe aportes del proyecto municipal Vida, el Ministerio de Salud Pública (MSP) y el Ministerio de Inclusión Económica y Social, MIES, que anualmente entrega 110.000 dólares.

- La Universidad Católica de Cuenca costeó el tratamiento para los ancianos del hogar Miguel León. Una prótesis en un consultorio privado cuesta aproximadamente 300 dólares.