Habitantes de San Luis consumirán agua segura

Publicado el 2012/04/07 por AGN



Trabajos se realizan en zona donde se emplazará los tanques de almacenamiento.

BIBLIAN.- Habitantes de San Luis, de la parroquia Turupamba del cantón Biblián, en convenio con la Junta Parroquial y Gobierno Provincial, construyen la planta de tratamiento y distribución para el agua potable.

El beneficio llega a 600 familias con promedio de cinco miembros de las comunidades: Virgenpamba, San Javier, Monroy, Pizhumaza, San Luis Alto, San Luis Bajo, Buena Muerte, Cristo Rey, Turupamba y Ayaloma, que pertenecen a los cantones Azogues y Biblián.

Pilario Abad, presidente de la Junta de Agua Regional San Luis – Pizhumaza, en representación de los beneficiarios expresa la satisfacción por la concreción de la planta, que era un sueño de todos los usuarios por años.

El presupuesto asciende a 120.000 dólares. Los moradores aportan con el 40% del monto total de la inversión, además con mano de obra calificada y no calificada; en tanto que el Gobierno Provincial y Junta Parroquial el el 60%.

La planta de agua es de trascendental importancia, porque “no teníamos agua apta para el consumo. La gente se enferma, en especial los niños. Sólo teníamos agua entubada y eso afectaba la salud, por eso es de gran beneficio esta obra para nosotros”, sostiene José Laso.

Marcelo Urgilés Pauta, director del proyecto de agua, advierte que los trabajos se ejecutan de acuerdo al cronograma trazado. Hasta el momento tienen un avance del 50%.

La obra integral consiste en edificar un tanque de reserva de 110 metros cúbicos de agua, dos filtros que tiene un lecho filtrante de arena seleccionada y grava; dos pre – filtros que cada uno tiene un lecho filtrante de grava.

También tiene cámaras que recogen el agua cristalina de los filtros y otra que recoge el agua prefiltrada. A ello se suma la construcción del cerramiento para evitar que animales o personas no autorizadas ingresen.

La captación del líquido lo hacen desde Cubilán. La planta de tratamiento purificará ocho litros por segundo. Tiene una vida útil proyectada de 20 años, siempre y cuando se conserve las fuentes hídricas y el uso se racional, dice Urguilez. (JBM)