Debate sobre negligencia médica

Publicado el 2012/07/21 por AGN



“Ayer (jueves) casi no pude dormir, mi hijo tenía mucha tos y estuve casi toda la noche despierta…”, contó Nancy Salazar, madre de Ramón Leonardo Góngora, de 25 años, quien permanece internado en el hospital José Carrasco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). El 26 de febrero del 2010, Góngora ingresó a dicha casa de salud para hacerse una limpieza nasal y quedó en estado vegetativo. Los familiares denunciaron al anestesiólogo H. V., por presunta negligencia médica. El hecho está en investigación. Erick Pazmiño, abogado de los afectados, se muestra de acuerdo con el proyecto del Código Integral Penal, que en su artículo 135 señala que los profesionales de la salud que sean encontrados culpables de mala práctica médica serán sancionados con tres a cinco años de prisión. La legislación penal que está en vigencia no establece una penalización específica por mala práctica profesional; sin embargo, para estos casos estipula la figura legal de homicidio inintencional, que consta en el artículo 459 del Código Penal actual, en caso de fallecimiento. Los allegados de Góngora desde hace dos años recogen firmas para enviar un proyecto de ley a la Asamblea Nacional para que se penalice la negligencia médica comprobada. Hasta ahora han recolectado 15.000 rúbricas, pero necesitan 30.000 para respaldar su propuesta. “Nosotros no estamos en contra de los médicos, en contra de absolutamente nadie de ellos, pero creemos que es importante que exista una ley, así como hay para los choferes, para todos los profesionales… Es importante que en el Código Penal se establezca la negligencia médica u hospitalaria…”, dijo. Nancy Salazar, desde que su hijo quedó imposibilitado, vive en el hospital para cuidarlo. Ambos permanecen en el sexto piso, habitación tres, del área de Neurología. Hasta hace unos pocos meses la mujer dormía sobre el suelo en un pequeño colchón. Ahora le dieron una cama. Salazar informó que el IESS se comprometió a hacerse cargo de la atención que requiere Góngora, además de los insumos que necesita, pero indicó que desde hace dos meses no le entregan los pañales. Agregó que la Vicepresidencia de la República cada mes le entrega 240 dólares por concepto del bono “Joaquín Gallegos Lara”, que se asigna a las personas que se dedican en tiempo completo al cuidado de discapacitados en grado avanzado. Ese dinero lo utiliza para comprar medicinas, leche, cremas y jabón para su hijo. La mujer piensa en sacar a Ramón del centro hospitalario para llevarlo hasta la casa de una de sus hijas, pues argumenta que su salud también está deteriorada. A criterio de José Vélez, presidente del Colegio de Médicos del Azuay, en el proyecto de Código Integral Penal existen generalidades que deben ser precisadas para evitar que los galenos sean acusados de forma arbitraria o por desconocimiento.

Informó que en este marco han organizado el taller sobre “Mala Práctica Médica y Responsabilidad Penal del Médico”, que se cumplirá el lunes desde las 20h00 en el local de este gremio. El encuentro estará dirigido por Carlos Pazmiño Pinos, médico y abogado, autor del libro “El Médico y La Ley”. (CSM)

Casos en centro público y otro privado

Otro caso de supuesta negligencia médica fue el de Alan Sebastián Zhiña Albarracín, quien tenía 3 años y 4 meses. Fue sometido a una circuncisión el 30 de julio del 2010 en la clínica Paucarbamba. Luego de la operación quedó inconsciente y después de 21 días murió. Luis F. O., responsable de administrarle la anestesia al niño, y quien estaba acusado de negligencia, en primera instancia fue sentenciado por la justicia, pero apeló este dictamen. La familia del menor lo culpa de negligencia médica. Los allegados indicaron que luego de la operación el niño quedó sin los cuidados respectivos mientras despertaba y que el centro asistencial donde fue intervenido no contaba con los equipos adecuados para darle reanimación. En otro caso, Mónica Riera, de 20 años, perdió a su hijo recién nacido. Su madre, Enma Curillo, atribuye el fallecimiento a una mala práctica médica, por lo que denunció el caso ante la justicia para que sea investigado. Riera ingresó alrededor de las 13h00 del dos de mayo de este año a un subcentro de salud público, porque tenía dolores de parto. Dio a luz en la madrugada del tres de mayo. El pequeño fue transferido al hospital del Niño y la Mujer donde a las pocas horas falleció. (CSM)

Detalles - El viernes 27 de julio, un juez de lo civil hará una inspección judicial a Ramón Góngora Salazar, en el IESS, para confirmar su estado de salud.

- La familia de Ramón Góngora Salazar ha recogido 15.000 firmas de respaldo para apoyar la aprobación del proyecto del Código Integral Penal.

- En el artículo 459 del Código Penal actual, en caso de fallecimiento de pacientes, se estipula la figura legal de homicidio inintencional.