Adolescentes y jóvenes los que más recurren al suicidio

Publicado el 2013/09/10 por JCA



En el mundo cada 40 segundos una persona se suicida, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora hoy el día de la prevención. Según datos del hospital Vicente Corral Moscoso, en la Unidad de Salud Mental se atienden mensualmente entre 20 a 25 intentos de suicidio, cuya mayoría la comprenden adolescentes y jóvenes.

Ismael Morocho, psiquiatra del Hospital Regional, explicó que hay tres factores que inciden para que una persona tome esa decisión.

El primero es biológico y puede estar determinado por la falta de producción de la serotonina, que ocasiona depresión y ataques de impulsividad que desembocan en autoagresiones, al igual que en las adicciones a sustancias estupefacientes.

En el aspecto psicológico están las vivencias traumáticas como el abuso sexual, secuestro, violencia intrafamiliar o maltrato permanente. En tercer lugar está lo social, como es la migración en la zona austral, que afecta a las relaciones de la familia y aísla a los menores.

El Profesional sostuvo que los padres tienen que hablar con sus hijos, más aún por la aparición de las redes sociales, que disminuyen el contacto personal y aumentan el aislamiento.

En la Unidad que cuenta con áreas de neuropediatría, neurología, psicología, etc, se atiende a 60 personas al día, y de las experiencias, Morocho constató que el comportamiento ocurre tanto en los hombres y mujeres, sin importar la temporada del año, es decir que no hay incremento ni en Navidad o culminación de clases como se cree.

El objetivo de la OMS este año es eliminar los estigmas, debido a que los que necesitan ayuda psicológica no la solicitan por los prejuicios, a lo que el Galeno agregó que el complejo de autosuficiencia es otra causa que impide recibir tratamiento, en el que de ser necesario se usa medicamentos, que no son adictivos, como también se generaliza: “no damos fármacos para solucionar un problema y generar otro…”, puntualizó.

Siete de cada 100 incidentes que se receptan en el ECU 911 son de personas que requieren ayuda psicológica.

Al respecto, Liliana Ureña, psicóloga clínica de la institución, sostuvo que las llamadas son efectuadas por los familiares, que desconocen como actuar.

Ella diferenció los casos en los que se intenta manipular a los familiares y los que realmente lo harán.

En el primer caso suele ser de las personas que consumieron drogas y los otros están solos en sus casas y no es como amenaza.

Las personas con depresión que requieran ayuda pueden contactarse al ECU 911, para remitirles a las áreas de atención más cercanas a sus hogares o escucharlos.

En el 911 también se contactan enfermos terminales o personas que tienen problemas mentales como esquizofrenia.

Cambios que connotan riesgo

Los familiares o allegados deben estar alertas ante cualquier cambio en las personas, debido a que brindan inconsciente o conscientemente indicios de que se suicidarán.

Ismael Morocho, psiquíatra del hospital Vicente Corral Moscoso, puntualizó son la impulsividad, cambios de personalidad o regalar objetos apreciados para que otros lo cuiden.

Mientras que Fernando Figueroa, director del ECU 911, aclaró que otros factores son el aislamiento, descuido de la vida personal.

A decir del Galeno, que trabajó en Emergencia del Hospital Regional, una persona que intentó suicidarse lo hará nuevamente, por lo que en el 911 brinda seguimiento a los casos.

Figueroa, al igual que Morocho, cree que se debería restringir la venta de ciertos elementos tóxicos que son usados para quitarse la vida.

Puntualizó que los jóvenes lo hacen por problemas sentimentales al terminar con su pareja, problemas en el colegio, mientras que en otros grupo lo conforman pacientes con enfermedades terminales.

En el 911, en el 2012 se evitó que 1.600 habitantes pierdan la vida con la Unidad de Atención.

Cifras 3.000 personas ponen fin a su vida diariamente y al menos 20 personas intentan suicidarse por cada una que lo consigue.

1.000.000 de personas se suicidan al año, lo que equivale a 16 de cada 100.000 habitantes.