Disuelven ONG tras las protestas antipetroleras

Publicado el 2013/12/05 por AGN



Resolución se ejecuta después que el Presidente Correa protestara por los hechos violentos durante la XI Ronda Petrolera.

QUITO.- La Fundación Pachamama, con 16 años en actividades en defensa de los derechos de la Amazonía, fue disuelta ayer por disposición del Gobierno, como sanción a los hechos de violencia registrados la semana pasada durante la presentación de la XI Ronda Petrolera. En un operativo conjunto, la Intendencia de Policía de Pichincha y el Ministerio de Ambiente procedieron a desalojar de las instalaciones de la ONG a sus autoridades y colocar los respectivos sellos de seguridad. La medida se produce cuatro días después de que el presidente Rafael Correa, en la última sabatina, condenara la falta de acción de la Policía para impedir la agresión en contra del embajador de Chile, Juan Pablo Lira y un funcionario de la petrolera de Bielorrusa, que asistían a la Ronda Petrolera que se desarrollaba en el Hotel Marriot, en Quito. Además, mencionó 16 nombres, integrantes de la Fundación, como responsables de los incidentes. Entre ellos los dirigentes indígenas de Pastaza: Juan Ruiz, Franco Viteri, Jaime Vargas, Gloria Ushigua, así como Patricia Gualinga y su esposo Darío Jaramillo. “Agreden a una persona y luego dice que se criminaliza la protesta social y aparecen ante el mundo como los pacifistas que luchan contra un gobierno tirano”, puntualizó el mandatario.

Argumentos

La disolución se sustenta en el informe elaborado por el Ministerio del Interior, que además será remitido a la Fiscalía para las acciones legales en contra de los activistas que han sido identificados como los supuestos autores de la agresión. En el documento se advierte la desviación de Pachamama de los fines y objetivos estatutarios, es decir la injerencia en políticas públicas atentando contra la seguridad interna del Estado y afectando la paz pública. Según José Serrano, ministro del Interior, el incidente tiene claramente tintes políticos, y lo que es más grave, “un atentado contra la seguridad del Estado, contra la paz y la tranquilidad”. Dijo que hay ONG que se aprovecharon de esta vulnerabilidad e incluso de la buena fe de ciudadanos que acudieron a la protesta para vejar a un empresario y embajador extranjeros. Ese día, dijo, también ocurrió un episodio con el embajador de China en el país, “a quien le ofrecemos nuestras disculpas porque ese no es el Ecuador”. Por ello, anunció que el caso será judicializado. ¿También eso es justicia indígena. Qué la justicia indígena le juzgue también a este señor que le metió el palazo al empresario bielorruso”, se interrogó. (ANL).

“Asustados e indignados”

En una primera reacción, la directora de Acción Ecológica, Esperanza Martínez, aseveró que están “asustados e indignados” por esta medida extrema. “Me parece que es un pretexto para frenar esta crítica creciente que tiene la actividad petrolera y la recolección de firmas exitosa para evitar la explotación del Yasuní”, declaró la activista. Se trata, a su criterio, “de una conducta típica cuando se enoja el presidente (Correa), la gente se asusta y toma acciones”, manifestó al anunciar que la organización analiza varias opciones legales.


blog comments powered by Disqus