Editorial de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay

Publicado el 2014/10/12 por AGN



Aquí se imprimen mensualmente unos dos libros, auspiciados por este organismo cultural.

La Editorial de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay es un servicio no muy visualizado de este organismo, pero muy activo. Aquí se imprimen una variedad de obras literarias, auspiciadas por este organismo cultural.

Su local está ubicado en el edificio del Teatro de la Casa de la Cultura, en el subterráneo, en las calles Luis Cordero, entre Presidente Córdova y Sucre. Sus paredes guardan mucha historia. Hasta hace unos 12 años esta imprenta funcionaba con una linotipo alemana que operó unos 50 años, en la cual imprimir un libro de 300 páginas les tomaba de 3 a 4 meses, recuerda Joel Arias, regente de la Editorial.

Las linotipos utilizaban un teclado donde el operador transcribía renglón por renglón el cuerpo de texto. Una vez concluido un renglón, accionaba una palanca para que el mecanismo fundiera en plomo la plaquita correspondiente a la línea de texto. Por ello, el conformar una página era muy demorado y requería de muchas horas de trabajo.

Pero luego con la adquisición de la prensa Offset durante la presidencia de Efraín Jara en la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay, este trabajo se simplificó mucho. Con la nueva máquina, se demoran en armar los textos unos 5 minutos en la computadora y la impresión puede durar unos 10 días, señala Joel Arias.

Luego de esto viene el doblado de pliegos de papel, posteriormente se arma el libro y se cose. Se culmina con el refilado y distribución de las obras. El labora en esta Editorial desde hace unos 20 años, por lo cual vivió de cerca el cambio de tecnología, que incluso le obligó a modernizarse en el uso de nuevas tecnologías.

Por ello siguió un curso de Diseño Gráfico, con lo cual puede ahora hacer trabajos de diseño y diagramación de textos. Pero aquí también se imprimen afiches, catálogos, invitaciones, etc., todas vinculadas a la actividad que realiza la Casa de la Cultura.

Ahora ya no se trabaja con lingotes de plomo como cuando operaba la linotipo, ni con las películas, ahora se trabaja con placas, con las que se imprime directo en el papel. El prensista de la offset es Eloy Humberto Mora y le ayuda en su labor Julio Peláez, que es ayudante de la máquina, pero también desarrolla labores como encuadernador.

Eloy Mora trabaja 10 años en esta labor, a la cual se vinculó a partir de la adquisición de la nueva maquinaria, que es una prensa offset Harris 125 de medio pliego. Trabajo manual Sin embargo, el trabajo en esta Editorial todavía es muy manual, señala Juan Narváez, cuya labor es la encuadernación.

Los libros todavía se cosen manualmente, pero señala que esto tiene una gran ventaja, pues son más durables que los modernos que sólo son pegados. Su trabajo también es la restauración de obras de la Casa de la Cultura. En esta Editorial mensualmente se imprimen unos dos libros. Al momento están trabajando en la obra de poesía Runa Nueva de Verónica Durán.

También terminaron de imprimir el libro Estilo de Dolores Dorantes de México, que se presentará próximamente. Y el libro Augusta Patientia de Franklin Ordóñez.

Texto y Fotos:

Caty Ordóñez Romero.