Instituciones educativas no pueden exigir la compra de uniformes completos

Zapaterías y papelerías esperan que sus negocios se reactiven con el regreso a clases. Xavier Caivinagua/El Mercurio

Conforme se ha acercado el inicio del nuevo año escolar en la Sierra y Amazonía, las dudas han aumentado entre los padres y representantes de los estudiantes. El uso de uniforme, la compra de útiles, el acceso a plataformas digitales y el retorno a las aulas están inmersas en las preguntas que se están realizando.

Ante ello, la Coordinación zonal 6 del Ministerio de Educación respondió a las dudas con base a los lineamientos que se han establecido tanto para los establecimientos fiscales como para las instituciones fiscomisionales y particulares.

En primera instancia, en el caso de que los administradores de las escuelas o colegios que hayan optado por implementar el regreso progresivo a las clases presenciales, estos no podrán exigir la compra de todos los uniformes.

Para Joana Abab, coordinadora zonal de Educación, si una institución está volviendo a la presencialidad puede solicitar alguna prenda que identifique al estudiante que regresa a las aulas, más no el uniforme completo, cuyos valores, en algunos casos, superan los 100 dólares.

“Hay formas que nos podemos acoplar. Si para una institución particular, en este caso, es exigible algo del uniforme, si es que van a una presencialidad completa, podríamos a lo mejor exigirle, se me ocurre, la casaca o la chaqueta que identifique claramente, pero algo que sea lo más económico posible, no un uniforme completo”, dijo Abad.

En cuanto a la adquisición de los libros, la coordinadora dijo que se solicitó a las instituciones particulares que se sensibilicen con las familias y que se innove con alternativas relacionadas con medios digitales, fichas de trabajo y material didáctico que responde a las necesidades específicas de los estudiantes. Sin embargo, en el ámbito particular, las instituciones sí han solicitado la compra de libros de distintas editoriales.

“Creo que se pueden llegar a acuerdos con los docentes, incluso con las mismas instituciones educativas, así como con los rectores para poder mediar. A lo mejor puede haber un libro indispensable de práctica de un área en especifica que ellos ven que es un buen material a lo mejor se puede comprar uno o dos y producir copias o algo que sea económico”, agregó Abad.

Por otro lado, los útiles escolares, si bien el Ministerio de Educación dio paso a que se puedan utilizar los materiales del año lectivo pasado, recomendó adquirir las listas básicas que se armaron para los niveles de básica y bachillerato, cuyos valores referenciales no superan los 12 dólares.

No obstante, desde la coordinación se recomendó llegar a consensos con los padres de familia para evitar hacer gastos innecesarios en este año lectivo que arranca hoy con el regreso de alrededor de dos millones de estudiantes a las clases que se dividirán en un programa híbrido.