Gobernador colombiano pide a Petro ayuda para frenar violencia que deja 27 muertos

El gobernador del departamento colombiano del Arauca, fronterizo con Venezuela, Renson Martínez, le pidió al presidente de Colombia, Gustavo Petro, intervenir de urgencia ante violencia de los grupos armados
El gobernador del departamento colombiano del Arauca, fronterizo con Venezuela, Renson Martínez, le pidió al presidente de Colombia, Gustavo Petro, intervenir de urgencia ante violencia de los grupos armados.

El gobernador del departamento colombiano del Arauca, fronterizo con Venezuela, Renson Martínez, le pidió al presidente de Colombia, Gustavo Petro, intervenir de urgencia ante violencia de los grupos armados que han asesinado a 27 personas entre enero y marzo de este año.

Así lo expresó Martínez en una carta al jefe de Estado en la que expresa su preocupación por el reciente asesinato de Luis Meléndez Torres y Graciel Mendoza, este último ocurrido el pasado domingo en una zona rural de la localidad de Tame, después de haber sido secuestrado.

Estos homicidios vulneran los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario (DIH) «al vincular a la población civil en el conflicto, manteniéndola en situación de riesgo permanente por cuanto a la fecha se han registrado 27 asesinatos perpetrados entre el 1 de enero y el 31 de marzo 2024».

La carta detalla que 14 de esos asesinatos ocurrieron en Tame y fueron cometidos por Grupos Armados Organizados (GAO) como el Clan del Golfo, el Ejército Popular de Liberación (EPL), Los Pelusos, que se dedican al narcotráfico, la extorsión y minería ilegal, entre otros delitos, pero sin ninguna motivación política.

Y grupos armados organizados como el Estado Mayor Central (EMC, la mayor disidencia de las FARC), al igual que la Segunda Marquetalia, que firmaron el acuerdo de paz en 2016 pero luego lo abandonaron.

«Esta situación se hace aún más complicada para la población dado que entre enero del 2022 y la fecha de hoy se ha segado la vida a cerca de 550 personas en el marco del mismo conflicto, entre los cuales se encuentran líderes campesinos, líderes comunales, indígenas, firmantes de paz y población civil», explicó Martínez en su comunicación al presidente Petro.

«Reiteramos el llamado de urgencia para la intervención del Gobierno Nacional que usted lidera en cuanto a tomar acciones que garanticen la vida e integridad de los habitantes del territorio y proteger a los líderes en el desarrollo de su actividad».

Igualmente solicitó «llevar a las mesas de negociación establecidas con las FARC y con el ELN, y a las demás instancias correspondientes, la exigencia para que se excluya a la población civil del conflicto y les sean respetados sus derechos de acuerdo a lo establecido en el DIH».

Actualmente el Gobierno colombiano tiene diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el EMC, liderado por Néstor Gregorio Vera, alias ‘Iván Mordisco’, que nunca se acogió al acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 por las FARC con el Gobierno colombiano, que en octubre pasado le dio una segunda oportunidad con la instalación de una nueva mesa de negociación.

El departamento de Arauca es el gran bastión de la guerrilla del ELN en el que, por su posición estratégica fronteriza, también hay presencia del EMC y la Segunda Marquetalia, además de bandas de delincuencia común. EFE