Campeones mundiales de marcha atlética llegan a casa

Visiblemente fatigados, por el largo viaje, llegaron los marchistas que hicieron entonar el Himno del Ecuador por tres veces en menos de 30 minutos en el Campeonato Mundial de Marcha por Equipos, en Muscat, Omán.

El avión llegó al aeropuerto Mariscal La Mar pasadas las 16:30. No hubo el arco de agua que en otrora suele dar la bienvenida a casa a los campeones mundiales u olímpicos. Tampoco las coronas de laurel. Los deportistas descendieron confundidos con el resto de viajeros, casi desapercibidos.

Fuera de la zona de embarque les esperaban algunos familiares y amigos, entre ellos un grupo de atletas bien uniformados del Team Chuko’s, con un cartel que resaltaba su slogan transformado en fórmula: H+T=TT (El triunfo total es la suma de humildad y trabajo).

También estuvieron las principales autoridades de la Federación Deportiva del Azuay (FDA), Edwin Loyola, y de la Coordinación Zonal 6 del Ministerio del Deporte, Francisco Sánchez. Los dos expresaron su total apertura a los deportistas para apoyarles en lo que necesiten.

Una necesidad urgente es la pista Jefferson Pérez que aún sigue con la capa de asfalto, provocando lesiones a los deportistas. Hace casi dos años está sin la capa sintética.

El nuevo material reposa en las bodegas de la FDA, pero, a decir de Loyola, necesitan el informe de la fiscalizadora Martha Loja sobre la obra civil.

La máxima autoridad del deporte amateur hizo el llamado público para que el informe llegue en el menor tiempo posible y puedan dar paso a la segunda fase que sería la intervención de las áreas de saltos, lanzamientos y calentamiento con apoyo del Estado.

Después vendrá la colocación integral del sintético con el objetivo de lograr la homologación de la World Athletics.

No se avizora una solución inmediata. Los deportistas tendrán que seguir acoplándose a las circunstancias y encomendándose a todos los santos para evitar alguna lesión que los margine de alguna competición.

La más inmediata es el Campeonato Mundial de Atletismo que se celebrará en Eugene del 15 al 24 de julio.

Glenda Morejón, campeona mundial individual en 35 km y por equipos con Paola Pérez, Magaly Bonilla, Karla Jaramillo y Johana Ordóñez, adelantó que en los próximos días definirá con su entrenador Julio Chuqui si a dicho evento irá en 20 o en 35 km.

“Yo no tengo que demostrar nada a nadie más que a mi misma de lo que soy capaz y pues, lo que digan los demás, no tengo por qué hacer caso, más bien agradecer a todos los que me han apoyado y a los que no, también. Muchas gracias y que Dios les bendiga siempre”, dijo la campeona cuando le plantearon la inquietud sobre las críticas que empezó a recibir en un momento en que el podio le empezó a ser esquivo y por su mente pasaba el retiro.

Paola Pérez no dejó de abrazar a su perro Rox (mezcla entre Pekinés y Shih Tzu) que le adoptó después de obtener la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Lima, un 11 de agosto de 2019.

Le llevó su esposo Juan Matute que también fue a recibirla igual que su madre Rosa Saquipay. Para la “Piru” ganar a la potencia mundial China, demuestra que en el Ecuador hay talento y hay que darle las herramientas para que siga desarrollándose.

También arribó Daniel Pintado, cuarto en 20 km y campeón por equipos con Jordy Jiménez y David Hurtado. Le acompañaron su entrenador Andrés Chocho y el jefe de la delegación, Carlos Vele.

Pintado contó lo inédito del circuito. Por primera vez tuvieron que subir y bajar una pendiente de casi 800 metros. Eso maltrató a la mayoría de competidores en medio de una temperatura promedio de 28 ºC.

Por su parte, Chocho está en esa batalla interna de llegar a la forma deportiva en la que se encontraba antes de la lesión que sufrió al tropezar en la pista. Adelantó que al Mundial de Oregón, están clasificados -con Pintado- en 35 km.

Antes de la rueda de prensa, la Fedeazuay entregó diplomas y uniformes del Azuay a los deportistas y entrenadores. La gran ausente fue Magaly Bonilla. Ella decidió ir a España.

Después de la rueda de prensa, cada uno de los protagonistas tomó su camino a casa. Algunos presentes esperaban una caravana motorizada. A Chuqui le da la sensación que aún en el país no hay una verdadera noción de lo que se ha logrado. (BST)-(D)